Radiofrecuencia Tripolar para mejorar Calidad de Piel Flácida y Celulitis


Warning: file_put_contents(): Only 0 of 1906 bytes written, possibly out of free disk space in /home/cirugiap/public_html/modules/mod_jfbalbum/helper.php on line 116

La radiofrecuencia Tripolar

 

Esta tecnología proviene de Israel y permite que la energía de radiofrecuencia penetre en las capas más profundas de la piel, sin dañar la capa exterior. De esta manera, la producción de fibroblastos se potencia, y se genera nuevo colágeno que nos ayuda a mejorar el tono de la piel. Además, en el área donde se localiza el exceso de tejido graso y que ha sido tratado con radiofrecuencia  tripolar, el sistema linfático funciona mejor.

La activación del proceso lipolítico da resultados asombrosos: la piel se ve más fresca y más a tono gracias a la formación de nuevas fibras de colágeno. Esto es debido a la contracción de las fibras ya existentes. La piel también se ve más firme ya que el tejido graso ha sido eliminado.

El equipo de radiofrecuencia tripolar está formado por un mango que envía el calor pero que no quema. Este mango se coloca sobre el área a tratar durante unos 20-30 minutos. El procedimiento no necesita anestesia. El paciente siente el calor que fluye desde el interior hacia el exterior del tejido. Los tratamientos deben repetirse una vez a la semana hasta un total de diez sesiones aproximadamente, y luego una vez cada dos meses.

¿Qué es la radiofrecuencia?

Son ondas electromagnéticas que tienen una frecuencia entre 550,000 Hz y cientos de miles de Hz. Se utilizan comúnmente en sistemas de radio comunicación (ondas de radio, FM) en microondas para uso doméstico, así como en el campo médico.

Por medio de un campo electromagnético, la radiofrecuencia es capaz de conducir alternativamente iones positivos y negativos hacia las fuentes de emisión. En la radiofrecuencia bipolar las ondas pasan entre dos electrodos (polos) en el mismo mango. En este caso el paciente no siente ningún dolor, pero el tejido graso se elimina sólo parcialmente.

La última generación en el campo de la radiofrecuencia es un dispositivo de Israel: la radiofrecuencia tripolar. En este caso la corriente fluye entre dos electrodos (polos en el mismo identificador) y, gracias a una emisión más intensa de calor, estimula la formación de fibroblastos.

La radiofrecuencia tripolar consiste en 2 tecnologías que funcionan simultáneamente y de forma selectiva en el tratamiento del tejido, tanto en la superficie como en la profundidad.

El efecto del calor que se produce en la superficie es capaz de aumentar la formación de fibroblastos y en consecuencia la producción de colágeno tipo 1, que es más corto y más grueso. Esto significa un aumento en la consistencia de la dermis y el tejido se vuelve más tonificado.

Radiofrecuencia Tripolar: Ventajas y diferencias con los métodos monopolar y bipolar

Radiofrecuencia

El principio de calentamiento por radiofrecuencia se basa en el movimiento de las cargas eléctricas debido a la presencia de un campo eléctrico que cambia de polaridad en forma alternada, constantemente. Al aplicar un campo eléctrico a los tejidos, sus moléculas de agua (dipolos) tienden a deformarse, ya que las cargas son atraídas por el electrodo de polaridad opuesta (principio de electrólisis).

Cuando se invierte la polaridad del electrodo, las cargas de las moléculas van en sentido opuesto y estos cambios sucesivos de dirección causan fricción molecular, generando energía cinética, lo que se transforma en calentamiento. Cuanto mayor frecuencia, más intensa es la fricción y por lo tanto, mayor el calentamiento.

 

Radiofrecuencia Tripolar

 

La energía que aporta la radiofrecuencia tripolar es mucho más focalizada. Alcanza mayor profundidad y mayores temperaturas internas que otros métodos de transferencia de calor. Los tejidos se calientan hasta tres veces más.

El calor es máximo en la zona de aplicación porque la dispersión de energía es mínima, lo que hace que se requiera menos potencia para producir el mismo efecto que con equipos monopolares y bipolares, al tiempo que se reducen los riesgos de quemaduras en la piel del paciente. Esto es similar a la diferencia entre una luz común y una luz láser; esta última, al estar focalizada, concentra toda su energía en un punto relativamente pequeño.

Calentamiento simultáneo y uniforme en piel y panículo adiposo.

Con las técnicas monopolar y bipolar, la energía alcanza una superficie más pequeña y actúa en mayor o menor grado en diferentes tejidos (dependiendo de si es monopolar o bipolar). En estos casos el efecto térmico prevalece en diferentes niveles, tanto en piel como en panículo adiposo.

Debido a la mayor densidad de potencia en la zona de aplicación, permite el calentamiento simultáneo y uniforme de las capas superficiales y profundas de la piel. Es decir, produce el calentamiento de piel y panículo adiposo de forma pareja. Durante la sesión, la acción es la misma en los dos planos; de este modo se optimiza el tiempo y se aceleran los resultados.  Otra de las ventajas es que permite ampliar la superficie de tratamiento, permitiendo abarcar mayores áreas.

Acerca de los resultados

•Duraderos.

•A corto y largo plazo.

•Visibles desde la primera sesión.

•Acción sobre la dermis: Como resultado inmediato, las fibras de colágeno responden ante la emisión de calor con una contracción y se tensan. Esto favorece la recuperación propia del tejido de sostén de la piel. A largo plazo, el efecto térmico aumenta el metabolismo de los fibroblastos provocando la generación de nuevo colágeno. Resultado: una mejoría en el tensado de la piel (efecto lifting) y una marcada redefinición por la producción de nuevo colágeno.

•Acción sobre panículo adiposo: El efecto térmico aumenta el metabolismo de los adipocitos provocando su disminución y facilitando su dilución. Resultado: una mejora del contorno corporal y la silueta.

 

Radiofrecuencia Tripolar  es la más reciente evolución de CEC Electrónica en equipos de radiofrecuencia. La novedad de radica en la circulación de la radiofrecuencia entre tres polos, potenciando notablemente las bondades de este método. Aporta excelentes resultados. Sus principales aplicaciones son:

•Celulitis.

•Adiposidades.

•Estrías.

•Arrugas.

•Acné.

•Envejecimiento de la piel.

•Cicatrices.

•Flacidez cutánea.

•Debilidad capilar.